Carajo carajo carajo – Fabulosos Cadillacs en el Luna Park

fabulo “Gabiiiiii saludá arribaaaaa! Gabiiiiiii!”, era el grito desaforado entre tema y tema de un fan sentado cerca nuestro en el Teatro Astral, en un show raro que se llamó “Loco miedo loco”. El muchacho, tan gigantón como infantil, tenía la cara que le explotaba en colores y la voz arruinada de tanto gritar en vano. “Gabiiii” seguía el descarado. Luego de reírnos hasta llorar frente a aquel “pedido saludil” intermitente, esa noche comenzamos a hacer lo que ridículamente todo legítimo fan de alguien hace: llamarlo por el nombre de pila. Una pavada, obvio. Pero una pavada que sugiere complicidad, entendimiento, un canchero “yo sé de éste tipo”. A partir de ese momento, Gabriel Fernández Capello, dejó de ser Vicentico, y pasó caprichosamente a ser “nuestro amigo Gabi”. Era el 2000, Ye, Euge y yo teníamos 16.

Creo que ver a los Fabulosos, es para mi como ir a lo de un amigo que tenés desde chiquito, al que le caés en la casa y casi sin saludar le abrís la heladera y agarrás lo que querés. No hay formalidades ni expectativas: simplemente vas. Es esa especie de relajo que te da saber que, si bien no va a pasar nada loco allí, seguro la vas a pasar bien.

Ahí estábamos entonces, relajados, esperando que empiece. Entrando al Luna, nos cruzamos con Pablo Lescano (cantante de Damas Gratis, banda precursora de la Cumbia Villera), quien más tarde oficiaría de invitado especial. Con su organito colgante, su pasito arengador y su clásico “las-palmas-de-todos-los-negros-arrí-arrí-arribaa”, salió para tocar Padre Nuestro, el tema de Rey Azúcar que versionó con los Fabu con impronta villera. Pablito es un desastre (ojo, implemento nombre de pila) pero en vivo genera un folklore que hace que un poco lo banque: todos le hacen caso. Y nosotros también. Al margen, el show empezó con “esta música rompe mis pieeees”, alias Contrabando de amor. Mirá:

 

Claramente los Fabulosos no hacen otra cosa que hacerme recordar cosas. Imágenes, cosas sueltas. Me acuerdo que era chica y mi hermano Mau escuchaba el casette de Vasos Vacíos y me parecía re zarpado que digan “nada, nada, no veo un carajo”, en el estribillo de Mi novia se cayó en un pozo ciego. “Guau, putean. Qué copado”, pensaba. Decir malas palabras es divertido cuando sos chico, es “lo que no” y, cuando ves que otro las dice como si nada, fácilmente admirás su libertad y desparpajo. Ahora, que sos grande y podés, las decís y no pasa nada. Claramente con el tiempo se diluye la “magia puteadil”. Carajo carajo carajo. Viste? No pasa nada. Ni canchera ni nada: una ridícula repitiendo una palabra. Por suerte, después de veinte años, en la canción sigue quedando bien.

 

OJO CON GABI Y SU PANDILLA
Es una de las bandas argentinas que más veces vi en vivo y, sin exagerar, es LA banda de la adolescencia de muchos de los que nacimos entre el 75 y el 85. Los Fabuló van a cumplir 25 años tocando y desde su primer disco Bares y fondas (1986), funcionaron cual “máquina de hacer discos marcadores de época”: Yo te avisé (1987) con su 100% ska y El León (1992) con mayor bajada de línea en sus letras fueron dos grandes hitos. Los que nacimos en el ’80 y pico agarramos los fines de Vasos Vacíos (1993), sin dudas uno de los más populares de la década. Creo que no conozco a nadie que no lo tenga y que, si en ese momento te comprabas una casa, te venía con ese disco. Literalmente lleno de hits, incluye la famosa “cantata a dúo” con Celia Cruz, y temas como Matador; cuyo video mega sangriento y con “Gabi” cantando cual muerto desde un cajón desfilando por las calles de Río fue una revolución total para la época. Le siguen Rey Azúcar (1995, discazo), Fabulosos Calavera (1997, discazo bis), y La marcha del Golazo Solitario (1999). Luego de estos, vinieron algunos típicos compilados de “greatest hits” y varios años de “impass fabuloso”. El año pasado, y después que cada uno haga la suya con otros proyectos, volvieron a las pistas con “El Satanico Dr Tour” y giraron por todo Latinoamérica presentando un disco nuevo, La luz del Ritmo (2008) que, sinceramente, nunca escuché.

 

EHH! AGACHATE.
El show es una catarata de hits, llevan más de una hora y media tocando y no podés creer que literalmente TODOS se sepan TODOS los temas. Están presentando un disco básicamente de reversiones, “El arte de la elegancia LFC”, un nombre -quiero decirlo-, nunca tan bien puesto. De vez en cuando mechan algún temita nuevo y todos nos quedamos parados, casi esperando que termine y venga el próximo. Destaco algunas cosas:

1. Es un show tan parejo que, aunque quisieras, no te dan las manos para contar los “grandes momentos”. Cuando te parece que no les pueden quedar más hits, zas! Saltan con otro y toda la gente se re-despierta una vez más, eufórica y hace un “ooooohhh”, como celebrando una aparición inesperada. La de un muerto, o algo más lindo también.

2. El ex-gordo Flavio Cianciarullo y su bajo saltan y bailan durante las dos horas más que Madonna en “Jump”. No se puede creer la transformación de este pibe. No se lo que habrá hecho, pero algo simil “pacto con el diablo” seguro.

3. Me da mucha risa que, en un momento llegando al final de “Malbicho”, se calla todo y Gabi empieza a decir “yo no voy…a la guerra…a la violencia…a la injusticia…” Ahi se estila agacharse y esperar que rompa el tema para saltar como si no hubiera un mañana, y es muy gracioso ver como se genera enseguida entre el público una cosa de “medio enojarse con el que no se agacha”.

4. Ahí les va otro temón: Saco azul.

 

CONTALO CONTALO
A fines del año pasado hubo una promo loca y, mis amigos de publicidad, ó bien jackearon la martingala del juego ó bien ganar era muy boludo: todos ganamos entradas a rolete y fuimos al “regreso” en River. Me sorprendió que los frens from Colombia, México, Venezuela los conozcan tanto y, sobretodo, los banquen tanto. Los tipos llegaron tan lejos, tienen tantos temas y siguen vigentes hace tanto tiempo, que no tengo dudas que todos tenemos algún recuerdo asociado a una canción de LFC. Una anécdota, una imagen, un amigo, un lugar, lo que sea. Estoy segura que TODOS guardamos algún ARCHIVO MENTAL con los FABULOSOS DE FONDO. Si te copás, contá tu RECUERDO FABULOSO ACÁ!

EJEMPLO (hecho real)
Una vez, tendría 17, y fuimos a un Cantobar (se trata de un lugar que inicialmente es para tomar algo y, en un acto de ridiculez y falta de vergüenza ajena y propia, se transforma en un espacio donde cualquiera puede subir a un improvisado escenario y cantar una canción que elija). Sin que nadie me lo pida, abriendo la camada de cantantes amateur de la noche, subí y lo hice: canté EL LEÓN SANTILLAN descaradamente frente al público presente. Y lo peor es que me sentía canchera porque me la sabía re bien. Las partes rapiditas, todo. “Para el maaar, para el maaar”, 100% caradurez.

CUÁL ES EL TUYO?!
Besoo

Pd. para el maaar, para el maaar…

Bookmark and Share

12 Responses to “Carajo carajo carajo – Fabulosos Cadillacs en el Luna Park”

  1. euge says:

    ME CAIGO Y ME LEVANTO….
    Si hay algo que me provocan los Fabulosos es un viaje a traves del tiempo…NO IMPORTABA NADA SOLO ESO!. Ir con la expectativa de los temas que no podian faltar:OJALA QUE TOQUEN SACO AZUL,EL AGUIJON NO PUEDE FALTAR y blablabla.
    Q lindooo,ese furor maniaco solo lo relaciono con la adolescencia…dia de recital…NO IMPORTA NADA SOLO ESO!!!!!!!. ME ENCANTO TU INTRO AMIGA Y TE JURO QUE ESA HISTORIA LA CONOZCOOO!!!!

  2. Nere says:

    100% la banda de mi adolescencia!. Idem, creo es a la q más recitales fuimos a ver! Era lo más divertido del mundo esos recitales, un fiestón…una buena onda fuera de serie, nunca una pelea, nunca un empujón jodido, la solidaridad absoluta entre los fabulosos fans…se te salía una topper y las 60 personas d alrededor hacían una ronda imnediata abriendose lugar para ayudarte a buscarla sin q se lo pidas!
    Creo q uno de los temas que más me gustó siempre era cielito…va tb saco azul, amnesia, y ahora q lo pienso otros 89 más… son un faking mar de picos de raiting!)
    Me gustó mucho lo q escribiste!! pocos mejos q vos para describir cuestioones fabulisticas recitaleras!
    pd: juira conz
    jajajaa

  3. Facu says:

    No me canso de decirlo, “que lindo que escribis!”
    Que grosos los Fabulosos, que linda tarde/noche que nos hicieron pasar. y eso que ibamos con casi 0 de expectativa.
    Ah, yo en casa tengo “La luz del Ritmo” si queres te lo presto, esta sin usar.

  4. Mavi says:

    ¡Anzu i love you! para el maaarr, para el maaaar… jajaja!!!! excelentisímo y atrevidísimo show que te habrás montado eh! Bueno pasaba por acá y leía lo que escribes, tenía que ser FABULOSO, guardando la “s” para colocarla doble y agramaticalmente en el parrafo que sigue.

    Una de las cosas que lamento es no haber podido experimentar a FABULOSOSS en vivo, pronto será… regreso a unos cuantos añitos atrás y recuerdo cuando estaba en mi epoca de colegio; en cuanta fiestecita de quinceñeras, cumpleaños cualquiera o local nocturno se cruzaba en mi camino y en el de casi todos, no había excusa y nunca terminaba de transcurrir la noche sin escuchar los agradables y contagiosas golpes de varios tambores que seguidamente entonaban un “Me dicen el matador…” se iniciaba automáticamente un movimiento con ritmo y vida propia en un pie que rápidamente contagiaba al otro e iba así, involuntariamente, recorriendo el cuerpo. Rapidamente y en mi compu mientras escribo esto coloco la canción, jajaja que vieja y popular es y a la vez tan sabrosa, se llega a experimentar casi un carnaval carioca en la sangre no importa en que epoca del año te encuentres, se siente bien.

    Me deje llevar por una sola canción en un minuto y ni siquiera es la que más me gusta En eso se convierte una canción o interprete que realmente te ha tocado, que ya es parte de ti y tus recuerdos, no importa cuantos años pasen, si los vi o no los vi… se vive, se deja vivir, se siente y se goza.

    Que Fabulosos.

  5. Miguel says:

    UUUUUUU fabuló, fabuló fabulóoooo. Los Cadillacs, como los conocemos casi todos acá son super queridos. Yo en lo personal los considero de mis bandas Argentas favoritas. Los he visto tres veces y en las tres me la he pasado de fabula. Recuerdos-cadillacs tengo muchos, pero justo ahora me acuerdo de una vez, en la secundaria, nos llevaron a una excursión. Yo iba conectado a mi discman (si, aun no existían los ipods ni tanto descaro digital) y no tenía intencón de charlar con nadie. De pronto a mi lado se sienta un tipo que me caía re mal. Era una especie de NELSON MUNTZ (el matón compañero de Bart en los Simpsons) engrído, malencarado y abusivo. Yo no sabía que hacer. Estaba entre nervioso y molesto , pues es el tipico chabon que solo te dirige la palabra para molestarte o humillarte.

    Hice como que no lo vi y segúi viendo el paisaje (todo esto musicalizado por los Cadillacs obvio). De pronto siento me empujan el hombro, volteo y el gañan me mira con cara de pocos amigos y me dice: -Eh Mike..que escuchas!?-

    Fingiendo tranquiiad y buena onda le dije: -Los Fabulosos Cadillacs…errh…los conoces? ¿te gustan? . Yo pensaba lo peor, “me va a quitar mi discman”,”me va a insultar a mi y a mi musica”, “me va a dar un golpe” (en el peor de los casos)…

    Y el torpemente me dijo: “Mhhh..si, me se algunas…Tienes esa de ’siguiendo la luna no llegare lejoooos’?” Canturreo en voz baja, digo, tiene que conservar su status de matón.

    Sorprendido le dije : “Erhh si si, la traigo, quieres que la ponga?” Asintió con la cabeza y en menos de lo que canta un gallo puse el tema que me pidió. Le ofrecí ambos audifonos, pero me dijo: “no, solo uno si no tu no escuchas” Aun mas sorprendido acepté su oferta y los dos escuchamos algunos cuantos temas mas de los Cadillacs.

    Cerca del 6o tema se quitó el audifono, me lo dio y me dijo: “gracias mike” se levantó y se dirigió a la parte trasera del autobus donde creo que estaban molestando a otro chico.

    Yo seguí mirando el paisaje.

  6. Diego says:

    Recuerdo muchisimo el concierto en River, (yo te avise !¡) un estadio lleno de luces azules, un escenario del mismo color… la expectativa de con que otra buena canción Vicentico y su banda nos iba a sorprender…. un papararara pa ra ra raaa… papararara pa ra ra raa… coreaban cerca de 50 mil personas y Manuel santillan – El león que empieza a sonar.
    éxtasis saltarín total. un grupo de nuevos y muy buenos amigos saltaban a mi lado, algunos para ese momento ya habían olvidado las pocas ganas con las que llegaron a River… de acá en adelante fue sentir como el piso se estremecía y con los últimos restos de la voz, siguiendo la luna fue un excelente duo con vos jajajajaj…. que buen recuerdo, de los tantos que jamás olvidaré y de los otros tantos que mis amigos acá en Colombia están ya cansados de escucharme contarles cuando tenemos un par de aguardientes en la cabeza….
    Sigue escribiendo, sigue siendo feliz.
    un abrazo frenn¡¡

  7. lalala says:

    Lo único que quiero acotar es que fuimos ( con anzu) a verlos a JESSE JAMES!!!!! y no solo una vez …jajaja eso si que es seguir una banda en las buenas y en las malas….!
    Pd: aguante el vale para una porción de pizza que venía con la entrada….jajja

  8. Anzu says:

    quiero aclarar que la COBARDE que firma como lalala es mi AMIGA AGUSTINA SOSA.
    AMEN

  9. milton says:

    Excelente la resenia (perdon, mi teclado no tiene la letra enie de Espania)!

    El otro dia , antes de quedarme dormido me quede pensando en esas situaciones totalmente absurdas que solo aparecen en esos momentos tipo “si me condenan a muerte, que cena pediria?, si me muero quienes irian a mi funeral? si tuviese un millon de dolares que haria…” y llegue a “si me dieran oportunidad para repetir un momento de la vida una y otra vez, cual seria?” pues en el top 5 de esos momentos estaba este concierto.
    Para no extenderme he aqui las razones.

    Iba con el mejor grupo de personas que puedan imaginar (incluyendo a la music blogger en persona)

    Una semana despues me regrese a mi pais, asi que fue uno de los ultimos momentos agridulces para estar con el grupo arriba mencionado , que practicamente es familia (la que puedes elegir, que es mejor que la cromosomatica)

    Habia invitado a una mina que me re encantaba y gracias al grupo arriba mencionado se dio lo que se tenia que dar.

    Estaba frente al icono del rock latinoamericano. Ni mas, ni menos.

    Realmente no hay palabras, que abarquen todo el sentimiento que significo ese concierto, aunque si tuviera que elegir una, seria una expresion extraida de “malbicho”:

    Serrequeteteteten

  10. Nere says:

    jajaajaajajajjajjaaa
    MILTON SOS LO MASSS!!!

  11. pache says:

    La verdad que LFC me gustan mucho en sus hits, ese show no lo vi, pero si en el GASEOSACONPE Music y no me copo mucho, empezando porque antes toco la banda del denso de Flavio, me parecio un poco desubicado para el festival, aunque estuvo bueno ver al hijo tocar la bateria. Luego salio Vicentico y jamas tiro una sonrisa, que cara de billete de 50 pesos nene!, todo bien que sos re cool pero ponele dientes gordo.
    De todas maneras me fue inevitable saltar al ritmo de “para para ba para para ba” en mal bicho y tantos otros que no voy a citar ya que sonaria muy Troy Mc Clure y esa no es la intencion en este posteo beatlero. La intencion seria volver a verlos pronto para poder tener una critica mas amplia pero se ortibaron y supuestamente ese fue su ultimo show, asi que me quedo con tu critica y si me preguntan que opino parafrasearé este lindo y morado blog. Sin mas, saluda pachemente, el Atento.

  12. Daniel says:

    Sin duda, son muchos los recuerdos que llegan a mi mente, como las fiestas de graduación en las que en medio de un pogo de matador aprovechabas y golpeabas a ese profesor que no te caía tan bien. Pero sin duda, del que más me acuerdo fue la vez que fui un poste en medio de uno de sus recitales, si un poste de luz.
    En un año que viví en baires fui a dos recitales, uno gratis y el otro casi gratis, uno en compañía de la grosa musicblogger que escribe este blogg y que disfrutamos en compañía de una banda de increíbles amigos, y el otro, unos meses atrás, en compañía de Leyton y su GRANDE combo, 5 amigas quienes llegaron al recital con full pinta de turistas, no por ser venezolanas lo digo, si no porque notablemente no habían asistido a un recital en años, creo yo. A medida que llegaba la gente, la montonera se iba haciendo cada vez más fuerte, nada anormal en un recital, pero para ellas, quien la más alta llegaba al 1.50 cm de estatura era una completa tragedia. En la primera canción me vi completamente rodeado por ellas, la más alta a mi espalda, creo que todavía se llamaba espalda, tan pronto llego el coro consigo trajo un sin número de personas que buscaban la primera fila y fue ahí cuando mi remera se templo como carpa de camping, diez manos se colgaban de ella como la última esperanza de vida, inmediatamente buscamos salida y aire para ellas. La remera hoy en día no existe y el recuerdo de las otras 4 canciones del recital tampoco.
    Frenn mil gracias por hacerme recordar esos bellos momentos, sigue escribiendo más y mucho más, sos y serás siendo por siempre la más grande musicblogger!
    Grosa Anzu!!!

Publicar un comentario