Categoría ‘Otros posts’

Universal Speaking – Charlita con Friendly Fires

Martes, Septiembre 29, 2009

Amigos!

Como quedamos, aquí les dejo la charlita que tuvimos con dos de los Friendly Fires (cantante + guitarrista, ambos Ed), unas horas antes del show que dieron en La Trastienda.

Caímos un ratito antes de arrancar la prueba de sonido, tipo 4 de la tarde. Yo había preparado un par de preguntas como para tener en mente y no dejar todo librado a mi “dudosa capacidad de improvisar cosas coherentes en inglés”.

Nos presentamos amablemente, cual nuevos compañeros de colegio, y enseguida me dediqué a aclararles que “i’m not a bilingual girl”, así que “if we talk slowly”, iba a ser una “nice interview”. Perfect: trato hecho.

Los friendly boys fueron super accesibles, y enseguida se largaron a charlotear sin demasiada ceremonia. Se muestran tranquilos, cero pose rockera. Tebancoamorir.com (bis)

El Ed-cantante tenía un acento requeteinglés, y se le entendía “every word” perfectamente. El Ed-guitarrista (el alto) hablaba un poco cerrado, y por momentos no se le entendía del todo, por lo que yo calculaba más o menos lo que podía estar diciendo por alguna palabra suelta que captaba, y sin más soltaba un “ah, ok, it’s ok”, asintiendo con la cabeza. 100% universal speaking.

La verdad que hacer esta nota fue super divertido para mí y espero que verla lo sea para vos también.

Y acordate: la próxima que te cruces con uno que te hable en otro idioma, si no sabés cómo decirle algo, don’t worry: inventá.
Total, la cosa es comunicarse.

pd. El traductor que hizo los subtítulos es mi nuevo mejor amigo. Saludos para él.

BONUS TRACK.
“El día que un inglés, un peruano, y una argentina jugaron al “A quién se parece?”

Después de la nota, nos quedamos con Perucho revoloteando con intenciones de espiar un poco la prueba de sonido.

En eso, el Ed-cantante se acercó comiendo un pancho y, de manera inentendible, se armó una ronda de debate entre los tres acerca de “quién se parece a quién”.
Una cantante, un tecladista loco, el de la Naranja Mecánica: de repente, cada uno tenía dos o tres dobles de riesgo famosos.

De esta charlita, claramente se desprenden dos cosas:
*a todo el mundo le divierte el jueguito de buscarle parecidos a la gente.
*éste saludín para Latinoamérica.

Dejá tu saludo vos también friendly-fren!
Besoo

Colombian Rumba Fest – Choq Quib Town

Domingo, Septiembre 6, 2009

“Nunca sabés lo que te puede pasar cuando salís de tu casa”. Lo dicen las madres que cuidan a sus hijos. Lo dicen las películas pochocleras que te quieren enseñar cómo es la vida. Y hasta los astrólogos con peluca escandalosa tipo Horangel, que a todo le ponen una gran cuota de esoterismo y de buuuu (sonido del misterio).

Pero esto del “nunca se sabe” es casi una ley para vos también, aunque no seas ni tu vieja ni Horangel. Sucede claramente cuando tenés puesta una remera muy trucha debajo del buzo, y antes de cambiártela te ataca la vagancia total y decís “bahh, si no me voy a sacar el buzo”. Error fren. Ese día es obvio que los del laburo te invitan a un lugar medio caretón a festejar un cumple, y terminás toda la noche cual momia sufriendo con tu bucito puesto; mientras que la chica del laburo que un poco te gusta no para de preguntarte si “No tenés calor gordi? Estás colorado!”

Funciona igual cuando te invitan a un plan del que no tenés demasiadas referencias: “Nada,…es una amiga que es actriz y nada, hace teatro experimental, nada venite,…buena onda” -“Ahh”, soltás tímido, y ya sabés como viene la mano: loca suicida cuatro horas en escena sin pronunciar palabra. “No se si puedo. Te mensajeo, dale?”, mentís descaradamente, salvo que la loca suicida sea tu mejor amiga. 

Y claro: uno imagina más o menos cómo cree que serán las cosas, y con lo que tiene a mano, supone y decide. Todo el tiempo.

Choq Quib Town fue uno de esos planes que surgen de casualidad, sin sacar entradas anticipadas ni haber escuchado un disco alguna vez. Me avisaron sobre la hora, así que dejé a La Otra de lado por un rato y sin más, nos fuimos para Niceto. Cuando llegué, literalmente no me sabía el nombre de la banda, y sólo tenía dos datos: que eran colombianos, y que lo que hacían “parece que está bueno”. No more.

Ni bien los vi, por cómo forman (son dos chicos y una chica cantando al frente) y salvando las distancias, se puede decir que son unos Black Eyed Peas con mil kilos menos de marketing made in Yanquilandia. Tienen una banda súper potente que suena muy bien en vivo, y lo que hacen tiene una onda “hiphopera-reaggetonera”, con momentos de reagge más rejalados y otros super power, con mucha percusión y espíritu latinoamericano.

Al ratito de escucharlos, es inevitable tomar partido en el asunto: sin darte cuenta empezás moviendo la cabecita, y cuando te querés acordar tenés el nombre de la banda tatuado en la frente. Es muy divertido verlos bajar línea en sus letras con frases como “todo el mundo tiene carro, todo el mundo come pollo, todo el mundo come carne, todos, menos nosotros!” Y cosas por el estilo. En casi dos horas no pararon de cantar y saltar a la par del público –ahí les dejo un videíto-, y hasta invitaron a unos hiphoperos argentinos –confieso que no se quienes eran- con los que hicieron unos temitas improvisados para sellar esta cosa de “Argentina y Colombia hermanos forever”. Estuvo bien.

De todos modos, hay entre ellos un personaje a quien no hay forma de decirle algo que no: si gloogleás “colombiana+que+no+puede+mas+de+onda” te tira la cara de la cantante. Robustona, voz estilo Mimi Maura, y con todo el ritmo del mundo en su cuerpo. De cualquier pavadita hacía un gran momento, y hasta cuando preguntó a la gente a mitad del show: “cómo la están pasando?”, se armó una cancioneta interactiva que fue un hit total. Ridículamente talentosa.

El año pasado estudiando publicidad tuve la suerte de conocer amigos de todo Latinoamérica, y supe en vivo y en directo que la gente de Colombia reparte energía a lo loco (miss u under frens!). Gente que sonríe y sin más te pregunta “Dónde es la rumba?!” buscando siempre excusas para celebrar. La verdad que con ésta bandita en vivo no hice más que confirmarlo una vez más.

Moraleja: Ponete siempre una remera que te guste debajo del buzo, y si invitan a ver una banda colombiana que no se sabe bien qué onda, por las dudas andá. Capaz sale bien.

Los dejo con un amigo, Colombian DancerCat.

PD. Sumate a la rumba y dejá tu comentario-moraleja vos también!

Byee!

With a little help from my friends

Lunes, Agosto 10, 2009

María AranzazuEscuchando hablar a gente que sabe de música detecté que, en reiteradas ocasiones, se utiliza el término “beatlero” para explicar cómo es algo. “Escuchá esa bata, muy beatlera”; “qué buena onda esos coritos beatleros”; o “aquel es básicamente un disco beatlero”, son sólo algunas de las tantas aplicaciones posibles. Intuyo que, éste término denota una mirada sutil y entendida en el tema. Casi me atrevería a decir que, si hablás de música y la tenés clara, la palabra beatlero tiene que estar presente. Así que, ni bien pueda y como legítima music blogger, anuncio que procuraré implementarla sólo algunas veces en éste welcome post, en un humilde intento de no ser menos que los que saben. Ahí voy.
En esta beatlera oportunidad, te invito a jugar este juego conmigo.
Si alguna vez te viste en un show tarareando un temón, mirando al cielo eufórico con cara de “dejame llegar vivo al estribillo y no te pido nada más”, quizás éste sea un juego divertidamente beatle para vos también.
Es más, éste juego sólo tendrá sentido si te sumás al tour. Necesito tu ayuda fren. [Fren = dícese de modo beatleramente latinoamericano de llamar a un amigo].
Para mi es muy fuckin’ beatle la parte que me toca y, el único rédito que pretendo desde este espacio, es generar algo. A vos, o a alguien. Si eso se acerca beatleramente a una sonrisa, to much better. Ó to much beatle.
Ya podés subirte.
Bienvenido al tour fren, cuento con tu ayuda!

Anzu